Publicado el 4 comentarios

Solo una curva

Solo una curva

Por: Simón

La vida de presenta con obstáculos inesperados. Pensar que hace un par de meses uno podía abrasarse con el otro, podíamos estar cerca de cada uno, podíamos vivir una vida sin tanta precaución. Pero todo ocurre por una razón, o eso se piensa.

Observar esto con los ojos de un joven es experiencia peculiar. Uno no es indiferente a lo que ocurre en distintas partes del mundo, pero uno sigue tranquilo, distraído detrás de una pantalla, que todo lo sabe, que todo lo dice.

La tecnología ha tomado prioridad, la distancia se ha convertido en algo saludable y alentado. El aburrimiento ya no es cuestión de uno, es lo que una persona hace al respecto. Mucho he urgido para que todo regrese a la normalidad, pero todos sabemos que momentos así, que lentamente se superan, cambian la dinámica del juego.

No solo esto es una historia mía, sino de todos. Alguien en alguna parte del mundo vive una experiencia similar a la mía, otros la están viviendo más fácil, mientras otros la pasan peor. Todo esto conlleva a una conclusión. La vida no volverá a ser la misma, y las experiencias se quedarán en nuestras conciencias hasta que nos vayamos del planeta.

Es seguro decir que en este año ocurrió un poco de todo, pero golpe no menos duro dio, que cuando casi nos arrebatan la democracia. Ese mes de febrero lo recordare por siempre. Siempre seré consciente del fallo electoral, del desastroso voto electrónico, del activismo de las personas jóvenes, pero, sobre todo, de la serie de eventos que siguen tras ello. Meses duramos en frente de edificios electorales, incentivando un sentido de lucha por la democracia que tanto deseamos. Ese solo momento, desato toda esta línea de eventos desafortunados.

Recuerdo vívidamente esa vez que nos enteramos de que el virus había llegado al país. Ese mismo febrero, con el conflicto ya resuelto, ya en camino a una nueva normalidad, nos llega la terrible noticia, que una enfermedad sin curo llego a nuestra Isla. Estaba yo nadando, en una competencia, y no se si fue el ambiente que causo un vértigo, pero luego sentí mi mundo colapsar. Y de repente, todo se puso en su cabeza, todo se cancela, el colegio cierra, se pone todo de cabeza.

Vigilantes nos quedamos nosotros. Trancados en casa, viendo los números subir y bajar, esperando el pico que tanto queríamos que pasara, y enterándonos que muchos de nuestros amigos y familiares han sido contagiados. La esperanza nunca se fue, pero el estrés y ansiedad siguen como fantasmas inolvidables.

Toda historia tiene fin, pero esta no, todo sigue en pie, y la situación seguirá mejorando, para lo mejor. Nada más sé que todo lo que ocurrió, es solo una curva, y no nos detendrá, hasta que veamos la luz de nuestra nueva normalidad.

4 comentarios en “Solo una curva

  1. Me gustó mucho y está muy bien escrito. Solo hay un par de errores gramaticales Buen trabajo.

  2. Muy bueno SOLO UNA CURVA! Felicidades y muchos mas éxitos!!!

  3. Excelente Nicolas…orgulloso de ti y tu apertura a compartir tu adentros. Te quiero.

  4. Muy bien escrito, te felicito! Solo necesitas “abrazarse” con “z” y enfermedad sin “cura” no curo.

    Excelente trabajo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.