“Las dichas” del embarazo

El alma de “Las dichas” del embarazo está en las experiencias propias y de conocidos, historias cortas de un período largo de la vida. Muchas de ellas contadas a manera de secreto porque algunas dan vergüenza y culpa, ya que no todos tenemos la valentía de gritarle al mundo que la idea que se tenía acerca de las semanas siguientes a la concepción era distinta; porque siempre habrá una madre de dos o más hijos, entre esas la mía, que responderá que esta generación es muy floja, que pensamos en demasía, que nos volvimos muy complicaditos, que le ponemos muchos peros al presente y condicionamos el futuro, y que, al fin de cuentas, ¡los hijos son un regalo del cielo!

Descripción

—¿Qué pasó? —preguntó Sebastián, mi esposo, cuando entró al baño y me vio en estado de shock.

Sentada aún, con los crespos alborotados y el pantalón de la pijama en el piso, le estiré la mano. Él miró la prueba y, mientras sus gruesas cejas empezaban a correr hacia la coronilla y sus pupilas buscaban la salida de emergencia más cercana, dijo:

—¿Qué significa eso? …

—¡Estoy embarazada! … —y rompí en llanto.

El alma de “Las dichas” del embarazo está en las experiencias propias y de conocidos, historias cortas de un período largo de la vida. Muchas de ellas contadas a manera de secreto porque algunas dan vergüenza y culpa, ya que no todos tenemos la valentía de gritarle al mundo que la idea que se tenía acerca de las semanas siguientes a la concepción era distinta; porque siempre habrá una madre de dos o más hijos, entre esas la mía, que responderá que esta generación es muy floja, que pensamos en demasía, que nos volvimos muy complicaditos, que le ponemos muchos peros al presente y condicionamos el futuro, y que, al fin de cuentas, ¡los hijos son un regalo del cielo!

Información adicional

Autor

Formato

ISBN

Núm. de pp.

Presentación

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar ““Las dichas” del embarazo”

También te recomendamos…